Reseña de “Conversaciones entre amigos”, de Sally Rooney

(...) La novela trata sobre las interacciones que se dan entre estos cuatro personajes, que incluyen amor, celos, envidia, atracción intelectual y muchos, muchos cuestionamientos. Ese, se podría decir, es uno de los fuertes de Sally Rooney, quien aparece con este libro como una voz literaria joven y fresca, que polemiza con cierta inocencia los roles establecidos y los tradicionalismos, mediante diálogos honestos y ocurrentes (...)

Reseña de “Recuerdos del futuro”, de Siri Hustvedt

(...) Cubierto en todo momento por un manto de reflexión filosófica, “Recuerdos del futuro” se inmerse en la vida de una chica de Minnesota que, recién llegada al Nueva York de los setentas, casi sin dinero y hambrienta de experiencias, se deslumbra por todo lo que le ofrece la ciudad: amores, encuentros sexuales, amistad, soledad, vacío, contraste, los esbozos de su primera novela, la escena literaria y cultural que se abre ante ella, y, también, la obsesión por su vecina, Lucy (...)

Reseña de “Lectura fácil”, de Cristina Morales

(...) La trama sucede en una Barcelona gentrificada, cosmopolita, opresiva y bastarda y se narra a través de cuatro parientas: Nati, Patri, Marga y Àngels, que tienen, según lo que la Administración y la medicina consideran, distintos grados de “discapacidad intelectual”.  Mediante del relato de estas mujeres, se construye una novela radical, tanto en ideas, como en su forma y su lenguaje. Cristina Morales explora aspectos de las identidades humanas y colectivas con una crudeza y honestidad que, de a momentos, incomodan. Pero es una incomodad interesantísima, saludable: aquella que deviene del buen arte (...)

Carne, cuerpo, deseo.

Si, según la medicina, yo no tenía ningún problema médico, ¿qué línea habían pasado mis kilos? Si mi cuerpo estaba sano, ¿por qué me felicitaban por odiarlo y querer amoldarlo a una forma que no le era natural? Como esas, hubo decenas de preguntas sanas que no me hice; en ese momento, yo tenía dieciséis años y lo único que quería era poder intercambiar los jeans Kosiuko talle 22 que se probaban mis amigas antes de ir a bailar.  

Quemando cana

El punto es que en mi casa, o en la casa de mis padres, mirarse en el espejo del ascensor era todo un reto: la luz blanca incandescente solo podía equiparar su crueldad con la luz de los baños de McDonald’s o de los probadores de ropa de Pull and Bear. Era ese tipo de luz que marca los granos, los puntos negros, los poros abiertos y cualquier tipo de imperfección que la piel tuviese. Los segundos que duraba aquel trayecto de ascensor eran un buen momento para apretar un nuevo grano o descubrir algo más que no me gustara de mi cara...

Propuestas y tríos

Como un impulso, instantáneamente me sentí ofendida; asociando, de manera cuasi irracional, su propuesta de trío con una falta de respeto o de interés genuino hacia mí. Luego de unos segundos, intenté redireccionar mi cabeza. Lentamente, empezaron a llegar las teorías...

Ibiza, cumbia y talleres de género

De repente, todo el estudio, los cuestionamientos, los textos, las charlas, las parejas fallidas, las partidas al medio, las drogas, las decepciones románticas y amistosas, las frustraciones, la inadaptación socioeconómica; todo podía ser puesto en marcha para crear más aprendizaje, en los otros y en mí.

¿Quién puede ir al taller de escritura? No hay requisitos académicos ni literarios. El taller está pensado tanto para principiantes como para personas que llevan años en las trincheras de las letras. El objetivo del taller es que todo aquel que quiera relacionarse con la escritura creativa, pueda hacerlo.   Modalidad de trabajo: El taller... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑