Carne, cuerpo, deseo.

Si, según la medicina, yo no tenía ningún problema médico, ¿qué línea habían pasado mis kilos? Si mi cuerpo estaba sano, ¿por qué me felicitaban por odiarlo y querer amoldarlo a una forma que no le era natural? Como esas, hubo decenas de preguntas sanas que no me hice; en ese momento, yo tenía dieciséis años y lo único que quería era poder intercambiar los jeans Kosiuko talle 22 que se probaban mis amigas antes de ir a bailar.  

Los humanos del coronavirus -reflexiones desde un purgatorio migrante

¿Cómo tomar la decisión correcta? ¿Cómo medir la magnitud real de lo que estaba ocurriendo? ¿Cómo saber qué parte era información, qué parte manipulación y qué parte terror inducido adrede, con motivos ulteriores? ¿Qué parte era sentido de preservación y qué parte histeria colectiva?  Sentí una pérdida cuasi total de poder. Un poder que...

Quemando cana

El punto es que en mi casa, o en la casa de mis padres, mirarse en el espejo del ascensor era todo un reto: la luz blanca incandescente solo podía equiparar su crueldad con la luz de los baños de McDonald’s o de los probadores de ropa de Pull and Bear. Era ese tipo de luz que marca los granos, los puntos negros, los poros abiertos y cualquier tipo de imperfección que la piel tuviese. Los segundos que duraba aquel trayecto de ascensor eran un buen momento para apretar un nuevo grano o descubrir algo más que no me gustara de mi cara...

Propuestas y tríos

Como un impulso, instantáneamente me sentí ofendida; asociando, de manera cuasi irracional, su propuesta de trío con una falta de respeto o de interés genuino hacia mí. Luego de unos segundos, intenté redireccionar mi cabeza. Lentamente, empezaron a llegar las teorías...

Cuando el machismo tiene cara de falacia: respuesta a la editorial de Gabriel Pereyra en el diario El Observador

“Una falacia es un razonamiento no válido o incorrecto, pero con apariencia de razonamiento correcto. Es un razonamiento engañoso o erróneo (falaz), que pretende ser convincente o persuasivo. Todas las falacias son razonamiento que vulneran alguna regla lógica. Así, por ejemplo, se argumenta de una manera falaz cuando, en vez de presentar razones adecuadas en... Leer más →

Ibiza, cumbia y talleres de género

De repente, todo el estudio, los cuestionamientos, los textos, las charlas, las parejas fallidas, las partidas al medio, las drogas, las decepciones románticas y amistosas, las frustraciones, la inadaptación socioeconómica; todo podía ser puesto en marcha para crear más aprendizaje, en los otros y en mí.

¿Quién puede ir al taller de escritura? No hay requisitos académicos ni literarios. El taller está pensado tanto para principiantes como para personas que llevan años en las trincheras de las letras. El objetivo del taller es que todo aquel que quiera relacionarse con la escritura creativa, pueda hacerlo.   Modalidad de trabajo: El taller... Leer más →

Un fallo del sistema

Que le hablara tan abiertamente, sin pruritos, sobre las fotos en bolas que guardaba en mi teléfono le parecía entretenido, simpático, incluso provocador. Pero también había un dejo de incomodidad en su postura corporal y su sonrisa, como si admitir abiertamente que tenía fotos en pelotas -y encima sin los reparos de seguridad correspondientes-, formara parte de lo que no debía decirse, de lo no femenino, de lo guarro.

IV Encuentro A-RIESGO DE-CONSTRUCCIÓN: Género y Sexualidad

Este jueves 21/12, a las 19 horas en Club Cronopios (Barcelona), los esperamos para teorizar, cuestionar y debatir la construcción de los géneros, las sexualidades y el amor romántico! Los temas principales a tocar, serán: -Doble moral sexual. -1968: Revolución sexual: pseudo liberación -¿Cuál sería el interés de la perpetuación de este modelo? Una sexualidad económicamente útil... Leer más →

Tío Rober

Me percataba de la manera ridícula en la que convertía todo en amorosidad y me hubiera dado vergüenza comentarle a alguien mis pensamientos, sobre todo, siendo yo, tal como me jactaba, tan rupturista, tan liberal, tan feminista.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑